Juan Carlos Díaz Lorenzo

En 1934, es decir, 17 años después de la fundación de la Compañía Anónima Venezolana de Navegación, enarboló el pabellón patrio el vapor “Bolívar”, comprado de segunda mano a la sociedad británica E.C.A. Clark, con sede en Londres, aunque todo parece indicar que se trató de una mera intermediación con la compañía sueca Stockholms Rederi AB Svea, bajo cuya contraseña navegaba este buque con el nombre de “Fylgia”.

Era un barco típico de la época, de casco de cajas, remachado, con el puente descubierto, proa recta y popa de espejo. Construcción número 247 de los astilleros Nüschke & Co. A. G., en Stettin-Grabow (Pomerania occidental, actual Polonia), la puesta de quilla se realizó en 1916 y los trabajos quedaron paralizados como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, de modo que no pudo ser acabado hasta 1919, año en el que entró en servicio.

De 1.236 toneladas brutas, 826 toneladas netas y 1.445 toneladas de peso muerto, medía 67,20 m de eslora total, 10,20 m de manga, 4,26 m de puntal y 3,90 m de calado. Estaba propulsado por una máquina alternativa de triple expansión Christiansen & Meyer -fabricada en 1916 en Harburg-, que tomaba vapor de dos calderas escocesas de llama en retorno y accionaba un eje y una hélice que le daba una velocidad de nueve nudos escasos, con buen tiempo. Cuando salió a navegar las calderas quemaban carbón, pero en 1930 fueron adaptadas para el consumo de fuel-oil.

Estampa marinera del vapor "Bolívar", cuando todavía era sueco

En 1934, como se cita, el vapor “Fylgia” pasó a manos de la sociedad británica E.C.A. Clark, de Londres y poco después a la propiedad de la Compañía Anónima Venezolana de Navegación, siendo abanderado e inscrito en la matrícula naval de Maracaibo con el nuevo nombre de “Bolívar”. Igual proceso siguió un gemelo llamado “Edda”, que recibió el nuevo nombre de “Guayana” y registrado en la matrícula naval de La Guaira.

Ambos barcos pertenecen a la época inicial del desarrollo del cabotaje de altura del país, haciendo posible una parte del comercio de exportación e importación con los países ribereños y EE.UU., con las limitaciones que imponían sus características y otros condicionantes de la política de la época, pues cuando los dos vapores llegaron a Venezuela la dictadura del general  Juan Vicente Gómez estaba en su última etapa.

Transcurrieron los años con la Segunda Guerra Mundial de por medio y a mediados de 1950, el vapor “Bolívar” fue rebautizado “Guárico”, primero de este nombre en la historia de la compañía estatal venezolana, por entonces administrada por la Flota Mercante Grancolombiana. El cambio se debió a la incorporación de un nuevo buque con el nombre del Libertador Simón Bolívar (1783-1830), construido en astilleros de Canadá y entregado en mayo del citado año.

A nuestro “Bolívar” le habían precedido otros dos buques con igual nombre en la historia de la Marina Mercante venezolana. El primero, un vaporcito construido en 1881 en Estados Unidos, que naufragó en 1903 en aguas del río Orinoco; y el segundo, un petrolero de factura británica, que entró en servicio en julio de 1927 para la Mene Grande Oil Co. C.A., con matrícula naval de Maracaibo y que estuvo navegando hasta 1956.

Lo curioso del caso es que, por lo que se deduce, la legislación marítima de Venezuela permitía entonces dos o más buques con el mismo nombre, sin añadirle numeral, razón por la cual coexistieron ambos “Bolívar”. Por lo que se refiere al protagonista de esta historia, así permaneció hasta febrero de 1956 en que, cansado de años de mar sobre sus cuadernas, fue vendido para desguace en Baltimore (EE.UU.). En ese mismo año, por cierto, también llegó el final de su gemelo “Guayana”, que fue desguazado en el mismo lugar.

Bibliografía: Lloyd’s Register of Shipping, histarmar.com.ar y faktaomfartyg.se.

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el plan de renovación de flota que la Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN) emprendió a mediados de la década de los años setenta, para la construcción de nuevos buques “multipurpose” contratados en astilleros europeos y japoneses, figuran los buques gemelos “Guárico” y “Zulia”.

El primero de ellos, del que nos ocupamos en esta oportunidad, recibió el nombre del Estado situado en el centro del país, puerta de entrada a la región de Los Llanos centrales. Toma su denominación del río del mismo nombre y ostenta dicha consideración en el plano administrativo nacional desde el 28 de abril de 1856.

Se trataba de un carguero de línea, construcción número 1.075 de los astilleros Mitsubhisi Heavy Industries Ltd., factoría de Kobe (Japón), botado el 2 de noviembre de 1976 y entró en servicio en enero de 1977, siendo inscrito en la matrícula naval de La Guaira. Era el tercero con dicho nombre en la historia de la Marina Mercante de Venezuela. Le habían precedido un petrolero de Creole Petroleum Corp. (1943-1956) y un carguero adquirido de segunda mano por la CAVN (1957-1973).

Estampa marinera del buque "Guárico" (1977-1995)

De 12.340 toneladas brutas, 6.405 toneladas netas y 18.205 toneladas de peso muerto, medía 160 m de eslora total -148 m entre perpendiculares-, 22,92 m de manga, 10 m de puntal y 9,15 m de calado máximo. Propulsado por un motor Sulzer 6RND78 –fabricado, bajo licencia, en los talleres del citado astillero-, de 12.000 caballos de potencia sobre un eje y una hélice de paso variable, que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos.

Disponía de una gran capacidad de carga en cinco bodegas –cuatro a proa de la superestructura y una a popa-, dotadas de seis escotillas y grúas hidráulicas y puntales de diferente capacidad de izada para las operaciones de carga y/o descarga. Sobre cubierta podía transportar 144 TEUS, varios de ellos frigoríficos. Código IMO 7428524.

En agosto de 1995 el buque de esta historia fue vendido a la sociedad panameña Sea Enchanting Ltd. y rebautizado “Mayqueen”, abanderado en Malta. Así transcurrirían al menos otros seis años navegando en tráficos “tramp”. En abril de 2001 estaba amarrado en el puerto de La Libertad (Ecuador) y en noviembre de 2003 fue vendido para desguace en Perú. El 17 de septiembre de 2004 arribó a Chittagong (Bangladesh), donde se procedió a su desguace.

Foto: Jennifer (shipspotting.com)